En el cierre de la III Conferencia por el Equilibrio del Mundo, El Presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula Da Silva, inició pidiendo un minuto de silencio en homenaje a las víctimas del incendio en la discoteca Kiss, donde según datos oficiales hubo al menos 235 muertos y más de cien heridos. Lula afirmó que se había reunido con el presidente de Cuba, Raúl Castro y envió un saludo al líder revolucionario, Fidel. teleSUR  http://multimedia.telesurtv.net